Premios CAPITAL ANIMAL

Una de las acciones especiales que queremos desarrollar es conceder nuestro PREMIO CAPITAL ANIMAL a personas, entidades o instituciones que hayan destacado por su aportación a avances importantes en el reconocimiento de los derechos de los animales no humanos.

Trigueros del Valle

Trigueros del Valle

Trigueros del Valle y su Declaración de Vecinos No Humanos a sus perros y gatos nos emocionó hasta el punto de querer conocer y agradecer en persona ese gesto pionero que coloca a este pequeño pueblo de poco más de 300 habitantes en la provincia de Valladolid entre los más avanzados en la defensa de los animales.


Ese deseo de ir al pueblo se convirtió en pocos días en una convocatoria para sumar a artistas, creadores y cuantas personas quisieran acompañarnos para llevar a Trigueros del Valle obras, libros o cualquier otro regalo que quisieran aportar al I Premio Capital Animal.

El sábado 20 de febrero de 2016 unas cien personas fuimos a Trigueros del Valle para agradecer personalmente al alcalde, Pedro Pérez Espinosa, y a sus vecinos humanos la importancia de su acción y entregarles las decenas de obras que forman ese Premio.

Fue una jornada inolvidable llena de amor, de respeto, de generosidad, de esperanza. Un autobús repleto de gente maravillosa salió de Madrid a primera hora de la mañana y en Trigueros del Valle nos encontramos con quienes habían ido por su cuenta desde otros muchos lugares. Nos acompañaron las actrices Lluvia Rojo y Nathalie Seseña (acompañada por su inseparable Pepe), la cineasta Chus Gutiérrez y nuestra quería Ouka Leele, a la que siempre agradeceremos el entusiasmo con el que nos dijo que ella quería leer en voz alta y en el pueblo la Declaración de Vecinos No Humanos. Ese deseo fue, apenas tres semanas antes, el origen de nuestra increíble aventura.

Se sumaron también, entre otros, Ruth Montiel Arias, Santiago Talavera, Laura L. Ruiz, Ajo Micropoetisa, Joaquín Secall, Sandra Paula Fernández, Javi Al Cuadrado, Marta Serna, Rafa Ruiz, Estela de Castro, Lidia Toga, Ángeles Villacastín, Patricia Allende, Eduardo P.V. Rubaudonadeu, Marcos de Miguel, Mario del Castillo, Laika La Perra Pintora, Ana Frechilla y Miguel Ángel Quintas, que nos hizo una foto de grupo con su Kodak de 1920 y su laboratorio portátil.

Llevamos también obras de Carmen Calvo, Pierre Gonnord, Chechu Álava, Ana de Alvear, Pepe Calvo, Daniel Barceló, Luisa Álvarez, Manuel Antonio Domínguez, Mónica de Juan, Montse Caraballo, Arantza Pardo, Ana Sansano, Lata de Sal y Marta Navarro, entre otros.

Gracias a todos ellos. También a Sandro Zara, Toni Flix y Cristian Rodríguez por la meritoria organización. Y, por supuesto, a todos los vecinos de Trigueros del Valle que nos acogieron con una calidez que no podemos agradecer con palabras. Nos emocionó el recibimiento en la plaza, donde gritamos para pedir al mundo entero que imite a Trigueros. Nos emocionó escuchar el violín tocado por Gaia y leer uno a uno los artículos de la Declaración de Vecinos No Humanos, cumpliendo el deseo de Ouka Leele que habíamos hecho nuestro. Nos emocionó saludar en su tierra a Mercedes Cano, Chema Lera y Mariano Vallecillo, impulsor de la ONG Rescate 1 de ayuda a animales en peligro, origen de lo que llegó después.

Nos emocionó la sala repleta de amigos de dos y cuatro patas y compartir con ellos cada uno de los regalos que habíamos llevado. El I Premio Capital Animal es el germen de una colección de obras y libros que queremos hacer visible más allá de Trigueros del Valle.

Queremos reiterar las gracias a todas las personas que se sumaron a esta iniciativa de una forma u otra. Quienes vinieron, quienes donaron obra, quienes prepararon la deliciosa comida vegana y los vinos de Cigales que disfrutamos en las caballerizas de la fortaleza. Nos encantó conocer a Anabel y contagiarnos de su entusiasmo por el pueblo, charlar con Conrado y Javier sobre su casa rural, La Casa del Valle, a la que sabemos que iremos, conocer a vecinos del pueblo orgullosos de lo que han conseguido.

Trigueros del Valle es un pequeño pueblo de poco más de 300 habitantes perdido en Castilla y León, pero sus habitantes lo han hecho grande y único, y nuestro deseo, por el que trabajaremos, es que su ejemplo se extienda.